martes, 14 de febrero de 2012

REIVINDICACIÓN DEL SÍMBOLO DEL CORAZÓN

A Noemí M.

Son una plaga. Hoy están por todas partes y no sería hipérbole decir que se encuentran hasta en la sopa; en la sopa y en las tartas, en los escaparates de las tiendas y en las tarjetas impresas y virtuales, en los muros de las redes sociales y en los de los inmuebles abandonados, o lo que es peor en las cortezas de los árboles, que pagan así con su herida la que Cupido infligió en el corazón de otros. Y es que de eso se trata: de los corazones que como cada catorce de febrero nos inundan con su pasteloso y edulcorado mensaje. 

Esa utilización, entre sentimentaloide y materialista, del símbolo del corazón, del que se ha apropiado tanto el amor romántico como el mercado, nos satura y empalaga, al mismo tiempo que nos produce un profundo rechazo, por lo que tiene de banalización y de utilización de algo tan íntimo y personal como los sentimientos. Y yo, que eso de ser romanticona no va conmigo hasta el punto de haber sido en la adolescencia una extraña mezcolanza entre Artemisa de los bosques y Atenea Parthernos, que los ardores amorosos a mí me llegaron más tarde, no puedo menos que padecer urticaria ante tanta exaltación cardiaca.

Sin embargo, dándole vueltas a este asunto, caí en la cuenta de que ese mi rechazo a tanta parafernalia catorcefebreril  no se debe tanto al temor de padecer un ataque de hiperglucemia, sino a algo mucho más profundo y enraizado en nuestro ser que las campañas de márketing de comercios y grandes almacenes, si bien estos se han convertido en muchas ocasiones, junto con el cine y cierto tipo de música y literatura, en los actuales sostenedores del mito. Y me refiero aquí a ese pensamiento dual que atribuía la razón a lo masculino y el sentimiento, el corazón, a lo femenino, siendo este último inferior y teniendo que estar siempre dominado por el logos. Así visto, todo lo concerniente al corazón tiene que estar sometido porque no es de fiar, por eso las mujeres no éramos dignas de confianza. Nos traicionaba el corazón, se nos decía, éramos sentimentales, inestables y poco razonables y necesitábamos de una cabeza rectora, la del varón, ¡claro está!, para el que nosotras constituíamos el reposo, la calidez y la acogida. Nuestras virtudes eran muy válidas y apreciadas, sí, pero siempre y cuando nos quedáramos quietecitas en el hogar y protegidas por la superior razón masculina a la que siempre debíamos agradar.

Por eso a muchas de nosotras nos repugna esta simbología, porque nos recuerda un estereotipo que debía ya estar superado, porque el Día de San Valentín no representa para nosotras la celebración del amor de una pareja recíproca e igualitaria, sino las ilusiones de ese amor romántico que tanto daño ha hecho a las mujeres, el de las flechas ciegas de Cupido y los candados en los puentes con la llave arrojada a las aguas del río, soy tuya, contigo hasta la muerte, aunque seas tú el que me mate. Y si a esto le unimos que sentimientos era sinónimo de debilidad frente al poder de la razón, es fácil comprender por qué  muchas de nosotras, entre las que me incluyo, hemos huido siempre del romanticismo como de la peste, ya que por una parte descubrimos la celada que este mito encubría y por otro teníamos miedo a mostrar el flanco vulnerable de nuestros propios sentimientos. Pero si bien es muy sano desenmascarar la trampa que el amor romántico ha supuesto para las mujeres, sin embargo también hemos corrido el riesgo de caer en el mismo error que aquellos que menosprecian las emociones, considerando que el pathos es siempre inferior al logos, y que hacen una interpretación simplista y binaria de la persona. 

Por eso hoy quiero recuperar el simbolismo del corazón, y para eso nada mejor que recurrir a otras visiones más integradoras del ser humano que rompen con las dualidades al interpretar a cada persona como un todo en continua dialéctica relacional. Desde esta perspectiva, el corazón simboliza el centro y la profundidad del ser humano, su esencia más pura y su verdad  más íntima. Es el prajapati, unión de lo espiritual y lo intelectual  para los hindúes o el leb de los hebreos, núcleo de la red de relaciones que como bashar nos une a la tierra, como nephesh nos mantiene unidos a nuestros iguales y como ruáh nos hace transcendernos y aspirar a lo sublime. El corazón, situado en el centro, es el lugar donde se encuentran los sentimientos entrañables con la razón intelectual, por lo que es la sede de la memoria (par coeur  que dicen los franceses), pero no de esa facultad fría que torturábamos de niños para aprendernos que la capital de Burundi es Bujumbura o las valencias del cobre, sino esa otra que nos hace recordar con emoción las tardes de verano de nuestra infancia o por la que un olor nos evoca pequeños paraísos perdidos. De cor en latín viene cordura, que no es otra cosa que la lógica unida al sentimiento, aquello que nos humaniza y hace importante lo que la mera razón despreciaría al mismo tiempo que atempera la fuerza de las emociones. 

Desde esta perspectiva, el símbolo del corazón, despojado de edulcorantes, azúcares y demás aditivos dañinos para la salud, no ya física sino integral, adquiere un significado mucho más profundo de fortaleza, lealtad e integridad y puede ser asumido de verdad como representativo del amor, no el de los príncipes azules y las princesas dormidas, sino el que brota de la libertad de dos seres humanos que se miran a los ojos y se reconocen como iguales. Si es así, bienvenido San Valentín y sus guirnaldas de corazones rojos. De esta forma hasta alguien como yo estaría dispuesta a celebrar.




4 comentarios:

  1. Bueno Inma, este blog que acabas de inaugurar se vislumbra que va a tener muy "buena pinta" aunque... que tonterias digo,que se puede esperar si lo haces tú, te deseo mucha suerte en esta nueva andadura que comienzas en un dia tan señalado, guste o no guste esta parafernalia que cada año es mas grande, por supuesto yo estoy totalmente de acuerdo contigo.
    Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen, lo mojaremos con una cervecita.

      Eliminar
  2. Te enlazaré,qué bien que por fin tengas blog personal.
    Yo no sé qué haría sin el mío a estas alturas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, enlacemos nuestros blogs, Reyes. Hacía tiempo que la idea me rondaba por la cabeza.

      Eliminar