domingo, 12 de agosto de 2012

PERSEIDAS


Lluéveme con el resplandor nómada
de las luminarias que pueblan tu universo
y en veloces ráfagas de azul cortan el horizonte
sobre el lecho tórrido y silente de las horas.
En la epidermis nocturna de salobres claroscuros
sea la quietud morosa de tu brisa
abrazo que me envuelva en algas y humedades,
jugando a ser perseida entre tus manos.
Llórenme tus lágrimas en tibias oleadas
de orbital trayectoria al eje de mi centro,
meteoros de luz surcando un infinito,
polvo de eternidad que abrasa mi regazo.


Tras una noche mágica de risas y amistad a la orilla de la mar de la Bahía Gaditana con las Perseidas que surcaban el cielo como mudos testigos, ha surgido este poema. Dicen que si ves una estrella fugaz debes pedirle un deseo. A nosotros, la verdad, es que anoche muchas se nos escaparon y otras pasaron tan raudas que apenas daba tiempo a poner mentalmente palabras a un anhelo, pero en realidad no hacía falta, pues estoy segura que todos queríamos lo mismo: como cantaba la ya inmortal Chavela Vargas, "ojalá que nos vaya bonito, ojalá que se acaben las penas".



9 comentarios:

  1. Precioso Inma ¡felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Precioso. Sin dudas, hay maestría y genialidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tirar del color con tus amapolas.
    Te he llenado el portal de sangre y savia.
    ¡Que vuestros deseos se cumplan!

    ResponderEliminar
  4. Hay noches salpicadas de día y días salpicados de poemas y hay poemas que salpican luz. Como este tuyo que tan luminosamente nos zambulle en la veraniega noche de la lluvia de estrellas.

    ResponderEliminar
  5. Una magnífica poesía con una carga vital de sentimientos. Romántica y preciosista: me he sentido bien leyéndola. Una oda a la amistad y al amor.
    ¡Ojalá que nos vaya bonito a todos! Pues hay una tacita de café para todos los pobladores de la Tierra, sólo que muchos se quedan con la cafetera entera y a otros no les llega ni un gramo de café.
    Menos mal que nosotras, somos de las que repartimos –o por lo menos lo intentamos.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito. Muy profundo. Cuando la noche quiere hacerse día. Gracias, amiga.

    ResponderEliminar
  7. Pues si. "ojalá que nos vaya bonito, ojalá que se acaben las penas".Bellas tus palabras, bella esta canción, que tanto le gusta cantar a mi marido. Un abrazo.

    ResponderEliminar